Browsed by
Autor: carlosmiceli

5 Lecciones “Sorpresa” de Dirigir una Plataforma de Aprendizaje Online

5 Lecciones “Sorpresa” de Dirigir una Plataforma de Aprendizaje Online


La semana pasada comenzó un nuevo entrenamiento de la Escuela de Nuevos Aliados y conocimos a la 5º camada de participantes que integrarán nuestra comunidad cuando finalicen sus sesiones.

Este grupo es particularmente memorable porque cuando completen el entrenamiento se cumplirán dos años desde que dimos inicio a la Escuela de Nuevos Aliados.

Para los que no conocen la “ENA”, realizamos entrenamientos online para líderes que quieren ampliar sus redes profesionales y comunicarse mejor en los negocios y en el trabajo. Sin contenido “teórico”, cada programa reúne a varios participantes en tiempo real en equipos multidisciplinarios, y los empujamos a resolver desafíos reales y 100% prácticos, apoyándose en el “feedback” de sus compañeros, facilitadores y referentes invitados.

Nuestra metodología es la primera de su estilo en el mundo, y la diseñamos a partir de la pregunta “¿Cómo sería una experiencia educativa cuyo eje sea las relaciones y el intercambio de perspectivas entre los participantes, en lugar de la escucha pasiva e ineficiente de contenido teórico?”.

En la comunidad hay personas de más de 30 ciudades y 12 países de América, con representantes de organizaciones como Ashoka, AIESEC, Natura, Nokia, Techo, Johnson & Johnson, JCI, Salesforce, Manpower, Endeavor, Citi, Randstad, BBVA, Global Shapers, Accenture, Sistema B, y más.

“La ENA es el proceso de educación del futuro, un proceso de transformación en convivencia. Me sorprendió ver que este proceso transformacional, entablando relaciones con aliados, puede hacerse de manera virtual.”

 — Mauricio Bustos (mexicano), CEO de Elévate

Para celebrar estos dos años, me pareció valioso compartir con el mundo algunas de las lecciones más importantes que hemos aprendido:

1. El futuro del maestro

Hay una gran diferencia entre saber algo, y saber facilitar el aprendizaje de otras personas. Hay muchas similitudes entre cómo enseñar a otras personas a jugar al fútbol y aprender matemática o un nuevo idioma, pero no hay demasiadas similitudes entre ser un buen futbolista, matemático o políglota.

Las habilidades necesarias para ayudar a que otras personas adquieran ciertos conocimientos o competencias son diferentes a las habilidades necesarias para saber o ser competente en un campo específico.

Cada tanto aparece un Richard Feynman o Zinedine Zidane que saben mucho y también saben enseñarlo, pero el mundo se beneficiaría de reconocer la dificultad de reunir ambas habilidades.

Lo que hemos aprendido en la ENA, y a lo que apostamos en nuestra metodología, es que el futuro del maestro es una división de roles: alguien que sabe, y alguien que “interpreta” y ayuda a otros a aprender. El rol del facilitador, dedicado al éxito de cada equipo, es esencial para crear las mejores condiciones de aprendizaje de nuestros participantes.

2. Contenidos y Relaciones siguen curvas opuestas

Daniel Goleman suele hablar del efecto “luna de miel”: la paradójica sensación de aprender y sentirnos transformados al finalizar una experiencia didáctica… que luego de un tiempo desaparece y olvidamos la mayoría de lo aprendido.

¿Sabías que nos olvidamos del 90% del contenido de un libro un mes luego de haberlo leído? Cualquier persona que haya ido al colegio o a la universidad sabe que su memoria sobre los contenidos académicos a los que se vio expuesto en esos períodos es cada vez más menor…

En otras palabras, el valor de los contenidos y las teorías decrece con el tiempo; lo que perdura son algunos principios y reglas generales, aunque con poca especificidad.

Por el contrario, nuestra red de relaciones siguen una trayectoria opuesta; aumenta su valor a medida que pasa el tiempo. Cuando conocemos a alguien nuevo, es difícil que tenga un gran impacto inmediato en nosotros, porque todavía hay mucha asimetría de información entre ambas partes, entonces no es obvio entender cómo pueden ayudarse mutuamente. Además, todavía falta desarrollar la confianza para querer apostar en la otra persona.

Pero a medida que pasa el tiempo y surgen nuevos diálogos y nuevas preguntas, aparecen también nueva información y nuevas oportunidades… Quienes primero eran desconocidos, terminan siendo fuentes de clientes, empleos, sociedades, ideas, recursos, y más.

“Cuadrupliqué mi inversión en el entrenamiento con clientes que conseguí gracias a la comunidad.”

— Fernanda Bolagay (ecuatoriana), fundadora de Finanzas Integrales

En la ENA vemos que el valor que intercambian nuestros miembros o que consiguen a través de la apuesta en sus redes personales crece a medida que pasa el tiempo, y muchos participantes han tenido algunas de las charlas más importantes para sus proyectos meses después de haber finalizado el entrenamiento.

3. Muchas personas sufren de redes sin diversidad

Una de las sorpresas más negativas de estos años fue descubrir que la mayoría de las personas, sin importar su profesión, localidad, género o edad, tienen redes muy homogéneas.

Esto es un gran punto débil para cualquier emprendedor o profesional, porque son aquellas personas llamadas “lazos débiles” quienes nos brindan la mayoría de nuevos empleos, clientes, información, talento, etc. Nuestros familiares, socios de vida, o amigos más cercanos, son las fuentes MENOS valiosas a la hora de buscar nuevos caminos para crecer!

Esto tiene sentido: si nos rodeamos de personas en contextos y situaciones similares a la nuestra, observaremos y compartiremos mucha de la misma información, los mismos contactos, y veremos las mismas oportunidades.

En la ENA solemos decir que el profesional o emprendedor moderno está “sobre-educado pero sub-conectado”.

Si la participante es una joven profesional de 27 años de edad de Corrientes, Argentina, su red de contactos estará formada por otros jóvenes de 25–32 años de edad de Corrientes. Si el participante es un hombre de 45 años de edad, líder de una PyME, su red de contactos es predominantemente otros líderes de PyMES de 35–55 años de edad. Y lo mismo vemos para estudiantes de 19 años, CEOs de startups, y jubilados de más de 60 años de edad.

Este es uno de los legados más perjudiciales de la educación tradicional: la noción de que la mejor manera de aprender o trabajar es reuniéndonos con gente como nosotros. Aunque esa es una parte importante de una red de relaciones valiosa, servirle a un mercado demanda que nos conectemos y empatizemos con personas diferentes a nosotros.

“Hay una “internet oculta” de información crítica de último momento que no llega a los diarios o blogs, información que solo existe en la cabeza de las personas.”

— Reid Hoffman, fundador de Linkedin

Hoy en día, las personas representan INFORMACIÓN. Si queremos tomar las mejores decisiones, debemos tener la información más relevante, y eso no es posible si nuestra red solo representa una parte muy pequeña de la información que necesitamos.

Profesionales y estudiantes, hombres y mujeres, citadinos y pueblerinos, mexicanos y argentinos, ingenieros y artistas, jefes y buscadores de empleo, freelancers y emprendedores… Una red fuerte con información actualizada y oportunidades económicas se caracteriza por aprovechar todas las perspectivas posibles.

Una de las maneras más clásicas de limitar nuestras opciones es limitar la diversiad de nuestras redes, y en la ENA hemos aprendido que esta es una de las áreas más importantes donde crecen nuestros miembros.

“Había abandonado mi esperanza con Latinoamérica pero la Escuela de Nuevos Aliados la revivió. Está bueno ver que hay más locos como yo tratando de hacer cosas que la mayoría de las personas considera imposible.”

— Rodrigo Flamenco (salvadoreño), fundador de Frame Freak Studio

4. Muchas personas no escuchan a su “mercado”

En el libro “The Startup of You” de Reid Hoffman y Ben Casnocha, los autores explican el concepto de Ventaja Competitiva: el resultado de la combinación de los Activos, Aspiraciones y Realidades de Mercado de cada persona. La Ventaja Competitiva indica a cada persona el camino profesional que debe seguir para tener los mejores resultados.

En la ENA hemos aprendido que la mayoría de las personas pueden identificar con relativa facilidad sus Activos (habilidades, capital, redes, conocimiento, etc.) y sus Aspiraciones (intereses, deseos, objetivos, etc.). El problema surge a la hora de entender su “mercado”: aquellas personas a las que buscan persuadir y con quienes desean colaborar.

Una de las frases más populares dentro de la comunidad de la ENA es “si estas buscando algo, estas buscando a alguien”. Porque sin importar si uno busca empleo, talento, clientes, inversores, mejor salario, nuevas ideas, socios, etc., siempre hay una persona, un ser humano, a quien debemos entusiasmar para que apuesten por nosotros y nuestra propuesta.

Lo que vemos en la ENA es que las personas saben que tienen que desarrollar sus Activos (por eso van a la universidad, leen libros, hacen cursos, lanzan negocios, etc.), y saben que tienen que descifrar sus Aspiraciones de vida y profesionales, pero no saben cómo identificar o escuchar a las personas a las que deben “movilizar” con sus propuestas.

Es preocupante ver tantas personas con facilidad para la introspección, pero sin la costumbre de entender las necesidades y preferencias de sus “clientes”… El riesgo es tener mucho para dar y no lograr que otras personas lo deseen.

“No sabía lo cerrada que estaba respecto a mi ventaja competitiva y cómo la comunicaba. Fue muy bueno descubrir otras facetas a partir de los comentarios de mis compañeros para transformarme y mejorar.”

— Florencia Valdivia (argentina), Ingeniera de Planta

5. Hay muchos mitos sobre la educación online

Una de las objeciones más comunes que escucho de parte de personas que están evaluando participar en la ENA es su prejuicio sobre las experiencias educativas online. “Para conocer nuevas personas, prefiero ir a eventos o juntarme a tomar un café”, suelen decir.

El problema de esta percepción es que se genera una falsa dicotomía entre Online vs. Offline, pero no es necesario elegir un solo medio. Para ciertas cosas, es muy valioso reunirnos en persona, y para otras es preferible apalancar conversaciones y perspectivas de un grupo más grande y diverso de personas que transcienden los límites de nuestro barrio o ciudad.

Mi testimonio favorito que oí decir a un participante es “a los 2 minutos de comenzar me olvidé que estaba frente a una computadora”. La experiencia que hemos creado en la ENA sorprende a nuestros participantes por lo similar que es a un contexto Offline.

Vale aclarar que los prejuicios negativos que muchas personas tienen sobre la educación online es justificada debido a que la mayoría de los cursos digitales son PASIVOS; uno se sienta a escuchar y ver videos, condimentados a lo sumo por un poco de chat virtual.

Esta es una de las maneras MENOS efectivas de aprender, y explica la razón por la que el promedio mundial de finalización de cursos online es menor al 15%! Para entender lo terrible que es ese número: ningún profesor universitario conservaría su empleo durante mucho tiempo si el 85% de sus alumnos abandonasen sus clases.

En la ENA, en cambio, más del 90% de nuestros miembros participan de todas las sesiones, completan el entrenamiento, y se unen a nuestra comunidad de aliados.

“El grupo humano fue impecable. Un espectáculo. Entendí que hay otras formas de aprender y no es leyendo un libro, sino a través de las conexiones y la experiencia que brindan personas en situaciones similares o diferentes.”

— Alan Ruchtein (argentino), Gerente General de Move360

¿Qué sigue ahora?

Tenemos un largo camino de aprendizaje por delante pero el objetivo principal de estos dos años era validar una metodología de aprendizaje con las siguientes características:

  • Social
  • Práctica y real (sin simulación)
  • Que admite incertidumbre (nada de “turistificación”)
  • efectiva (que demuestre resultados en la vida de los participantes)
  • Digital
  • En tiempo real
  • Escalable

Esa prueba ha sido un éxito. La metodología funciona. Los procesos han sido verificados. Ahora comienza una nueva etapa para la ENA:

  • Multiplicar el valor de pertenecer a la comunidad para todos aquellos que completan el entrenamiento.
  • Crear hábitos de mejora continua de la experiencia de cada participante.
  • Darle la llave a los miembros para ser representantes de la ENA en diferentes ciudades de Latinoamérica.

En la ENA creemos que el mayor motor de progreso de la humanidad es la capacidad de las personas de colaborar para resolver sus problemas, y que la confianza es su combustible.

Creemos que para afrontar los desafíos del futuro debemos imaginar nuevas instituciones y sistemas para expandir empatía, transferir confianza y colaborar rápidamente entre todos, y que las nuevas tecnologías nos permiten imaginar nuevas maneras de aprender, distribuir información, coordinarnos, y usar mejor nuestros recursos.

Creemos que todos podemos jugar un rol valioso en la creación de un planeta sabio, sano y unido, y que el mejor camino para tener una vida plena y feliz es dar y recibir ayuda a cada paso.

Nuestro sueño es crear y organizar millones de nuevas relaciones para resolver los problemas del mundo más rápido.

PD: Las inscripciones para los entrenamientos de agosto y octubre de 2018 están abiertas. Si te interesaría conversar conmigo para entender más sobre la experiencia de la ENA y cómo participar, puedes escribirme a carlos@nuevosaliados.com o buscarme en Twitter, Linkedin o Facebook.

Conversación sobre negocios en Nómades TV

Conversación sobre negocios en Nómades TV

Compartí una agradable conversación con Carolina Siri, Rob Martinez y el equipo de Nómades TV (liderado por Nicolás “Tato” Germen) sobre negocios, comunidades, narrativas de éxito, internet, nomadismo digital, y más.

Fue interesante reflexionar sobre áreas de mi pasado como emprendedor viajero que rara vez me tomo el tiempo de analizar. Gracias a Nómades TV por la invitación.

¿Quieres ser Coordinador/a de Experiencia de la Escuela de Nuevos Aliados?

¿Quieres ser Coordinador/a de Experiencia de la Escuela de Nuevos Aliados?

La Escuela de Nuevos Aliados, hasta el momento, es una experiencia digital que busca acercarse lo más posible a una experiencia presencial pero aprovechando las ventajas de la tecnología. Por lo tanto, es de suma importancia contar con:

– Una comunicación eficiente, clara, precisa, en cada momento necesario.
– La implementación de las herramientas digitales más óptimas para maximizar la experiencia.
– Una mente que disfruta imaginar cómo brindar experiencias excelentes a sus usuarios.

Es por eso que buscamos incorporar un/a Coordinador/a de Experiencia para trabajar directamente conmigo en el armado, medición y pulido de los sistemas de comunicación entre la ENA y sus stakeholders, es decir, todas las personas que forman parte de su comunidad y sus programas, desde miembros y participantes hasta facilitadores, oradores y más.

PARA QUIÉN

– Personas interesadas en ayudar a crear, implementar y escalar sistemas para coordinar a cientos de personas virtualmente.
– Personas que quieren exponerse a nuevos conceptos, maneras de trabajar y herramientas digitales aplicadas a la educación.
– Personas que quieran ampliar sus redes de aliados, que quieran descubrir y conocer a practicamente todos los miembros, facilitadores y oradores de la ENA, presentes y futuros.

¿EN QUÉ MOMENTO DE TU CARRERA SERÍA IDEAL ESTE TRABAJO?

– Personas que todavía se encuentran en una etapa de exploración respecto a sus intereses, aspiraciones y problemáticas en las que quiera trabajar en el largo plazo en su carrera.
– Personas que tienen pocas obligaciones económicas, y por lo tanto pueden trabajar a cambio de más beneficios en lugar de enfocarse en maximizar el retorno monetario en el corto/mediano plazo.
– Personas que están listas para hacerse responsables de facetas importantes de un emprendimiento joven, auto-suficiente y en crecimiento.

RESPONSABILIDADES

– Analizar y mejorar los sistemas de comunicación entre la ENA y todos sus stakeholders.
– Responder con velocidad y profesionalismo cualquier consulta o problema de los stakeholders.
– Imaginar y sugerir con frecuencia nuevas ideas y actividades sobre cómo mejorar la experiencia de todos los stakeholders.
– Documentar nuevos procesos y automatizar todo lo automatizable para poder seguir ampliando las responsabilidades del rol con el pasar del tiempo (si luego de seis meses las tareas de cada día son las mismas, quiere decir que fue un fracaso).
– Armado de documentos o herramientas necesarias para brindar una mejor experiencia a los stakeholders.
– Coordinar la logística de cada stakeholder.
– Administrar el uso de las herramientas digitales de la ENA.
– “Extraer” opiniones de los stakeholders sobre cómo se puede mejorar su experiencia con la ENA.
– Garantizar y medir la satisfacción de los stakeholders de la ENA con la logística y la calidad de la comunicación.

REQUISITOS

– Necesita siempre buena conexión a internet, y un lugar de trabajo/llamadas tranquilo (sin ruido de fondo).
– Personas disciplinadas que saben auto-motivarse y no requieren supervisión o motivación externa para trabajar y responder a sus responsabilidades de cada día.
– Personas con muy buena comunicación escrita, una dosis de extroversión, y muy exigentes con los detalles.
– Personas que disfrutan trabajar en base a resultados y no según cantidad de horas trabajadas u otras mediciones artificiales.
– Personas que buscan constantemente ser más productivas con el uso de su tiempo y energía (y de los demás). No es un trabajo para personas que no están atentas a sus propias ineficiencias.
– Personas rebeldes, creativas, que se animen a tirar ideas y pelear por ellas.
– Personas obsesionadas con cómo se pueden mejorar las cosas, y no solo resolver problemas conocidos/visibles.
– Personas que se sientan cómodas trabajando online la mayor parte del tiempo, viendo y conversando con gente del trabajo casi exclusivamente a través de la computadora.
– Como todo trabajo, hay partes emocionantes y partes que no lo son tanto (pero son igual de importantes). Se espera que esta persona traiga el mismo profesionalismo y dedicación a ambas partes del rol.

¿QUÉ NO IMPORTA?

– Títulos profesionales o años de experiencia en algún rol o industria en particular.
– Localidad, siempre y cuando sea en el continente americano.

MODALIDAD

– Remoto.
– Horario part-time. Si el trabajo toma más tiempo, es porque la persona no está administrando bien su tiempo/energía, o no está siendo lo suficientemente estratégica con su manera de trabajar.
– Flexibilidad de horario laboral, siempre y cuando se cumplan todas las tareas y se respeten compromisos que requieren presencia en tiempo real (ej.: conferencia online).
– Período de prueba de tres meses en base a su capacidad de responder a sus responsabilidades y demostrar resultados.
– Primer mes de entrenamiento y preparación.
– Sesión de mentoría cada dos semanas conmigo.

REMUNERACIÓN

– U$S 400 mensuales durante los primeros seis meses.
– Posibilidad de modalidad full-time a partir de los seis meses.
– En el caso de mantener modalidad part-time, aumento garantizado de 25% a partir de los seis meses, y nuevamente a partir de los 12 meses.

POSIBILIDADES A FUTURO

Las posibilidades de crecimiento son muchas. La ENA tiene múltiples proyectos e ideas “dando vueltas” que todavía no hemos podido comenzar pero están listos para que cualquier persona con iniciativa y ganas de crecer se apropie. Lo que más quiero es encontrar aliados a muy largo plazo con quienes crecer de por vida.

La única manera de que eso pase es que esa persona pueda conseguir todo lo que quiera para su futuro a través de su trabajo, y aspiro a que encuentre ese trabajo en la ENA.

CONSIGNAS

Si estas interesado/a (o se te ocurre alguna persona que le podría interesar), por favor enviarme a carlos@nuevosaliados.com tus respuestas a las siguientes consignas:

  1. Dar un ejemplo de tu vida personal o profesional en el que te dedicaste a aprender algo nuevo o a lanzar algún proyecto afuera de tu trabajo y sin supervisión alguna.
  2. ¿Cómo te organizas con tu trabajo y responsabilidades de cada día?
  3. Si tuvieras que maximizar el valor para cada miembro de pertenecer a un grupo de Facebook con 250 personas en diferentes localidades, industrias, edades, etc… ¿Cuáles son cuatro o cinco actividades o dinámicas que implementarías? Por favor detallar lo más posible.
  4. Dar un ejemplo de maneras en las que hayas mejorado la manera de realizar alguna tarea en algún trabajo previo o la manera en la que trabajabas vos.
  5. Dar un ejemplo de alguna vez que hayas propuesto una idea nueva y hayas tenido que pelear por ella (¡puntos extra si lograste que sea implementada!).
  6. Dar ejemplos de momentos en los que realizaste proyectos o tareas que te parecían poco emocionantes pero que cumpliste con profesionalismo y cuyos resultados fueron excelentes.
  7. ¿Cuál es la mejor parte de trabajar con vos? ¿Cuál es la peor?

¡Gracias!

Espadas y Corazones: historia Argentina “bajada a tierra”

Espadas y Corazones: historia Argentina “bajada a tierra”

Cabildo Abierto

Disfruté cerrar el 2016 leyendo Espadas y Corazones, de Daniel Balmaceda. Había oído hablar mucho de Balmaceda, y era una cuenta pendiente. Luego de varios años como “nómade digital”, 2016 fue el año que más tiempo estuve en Argentina desde el 2009, lo que me despertó un nuevo interés por la historia de mi país. Lamento comunicarle a mi querida Escuela Superior de Comercio Carlos Pellegrini que mis clases de historia allí fueron somníferas.

Con su formato de breves anécdotas peculiares, y su humanización de la historia argentina, Espadas y Corazones fue una lectura muy amena.. Mi intuición es que la historia es una de las áreas de literatura que necesita más humanización, más “bajada a tierra”, para que curiosos amateurs como yo puedan disfrutar adentrarse en un campo de conocimiento tan intimidante. La literatura de los negocios, por ejemplo, ha entendido esto muy bien. No puedo decir lo mismo de la literatura del arte.

Comparto algunos fragmentos favoritos de Espadas y Corazones:

El Cabildo Abierto costó 315 pesos. Con ese dinero se pagaron los dieciséis botellones de vino, más chocolates y bizcochos que los asistentes consumieron como refrigerio. Sí, nuestros patriotas tomaron las primeras decisiones entonados.


La mala salud fue un tormento que acompaño al Libertador [San Martín] durante toda su vida. Además del cólera mencionado, padeció ataques de asma, paludismo y cataratas. Curaba enfermedades venéreas con mercurio que le provocaba úlceras insoportables que trataba de mitigar con opio, lo que lo convirtió en adicto. Y, por si fuera poco, durante toda su campaña sufrió de un reumatismo que le hacía sentir que estallaba por dentro cuando cabalgaba. También lo atacaba el mal de gota, que le paralizaba la mano diestra. A pesar de ser una enfermería ambulante, nada lo detuvo.


Parera regresó a España en 1818: por más que fuera el autor del himno, era español, y sentía que su pellejo corría peligro frente a tanta efervescencia revolucionaria de los criollos. No era para menos: Liniers, héroe de las Invasiones Inglesas, fue fusilado; Álzaga, baluarte de la Defensa en 1807, ahorcado; Moreno, adalid de la corriente más extremista, envenenado. Acá no existían garantías para nadie y Parera se volvió a sus pagos.


Algunos años más tarde, [Juan de Dios Rivera] ya instalado en Buenos Aires y casado con Mercedes Rondeau, realizó un grabado de Nuestra Señora de Luján en forma gratuita. El obispo porteño, Manuel Azamor, en cambio, vio el negocio: mando hacer miles de copias, aclarando que quienes las comprarán recibirían 120 días de indulgencia. Es decir, cuatro meses de pecados perdonados. La ofrenda de Rivera terminó convirtiéndose en el mayor éxito de ventas de 1789. La Asamblea del año XIII contrató a Rivera, el más prestigioso grabador de la época, para que crease un sello que la identificara. Juan de Dios no demoró en entregar el diseño que terminaría convirtiéndose en el Escudo argentino.


Calzadilla nunca menciona el nombre que tuvo en su época femenina. Es obvio que no lo llamaban Santiago. Tal vez, le hacían usar su segundo nombre, María. O los apodos que se estilaban para las Marías en aquel tiempo: Marica o Mariquita.


El 15 de febrero de 1811, nació un futuro presidente: Faustino Valentín Sarmiento, a quien le desapareció un Valentín y se le antepuso un inexplicable Domingo. Su hijo, Dominguito (Domingo Fidel), era en realidad hijo del chileno Domingo Castro y de Benita Martínez Pastoriza. Cuando ella enviudó, se unió a Sarmiento y le dieron el apellido del padrastro. Ese día dejó de ser Domingo Fidel Castro.


“No creo en la educación del amo, que se apaga con la posesión. Yo definiría esta pasión así: un deseo para satisfacerse. Parta usted desde ahora del principio de que no se amarán siempre. Cuide usted pues cultivar el aprecio de su mujer y de apreciarla por sus buenas calidades. Oiga usted esto, porque es capital. Su felicidad depende de la observancia de este precepto. No abuse de los goces del amor; no traspase los límites de la decencia; no haga a su esposa perder el pudor a fuerza de prestarse a todo género de locuras. Cada nuevo goce es una ilusión perdida para siempre; cada nuevo favor de la mujer es un pedazo que se arranca al amor. Yo he agotado algunos amores y he concluido por mirar con repugnancia a mujeres apreciables que no tenían a mis ojos más defectos que haberme complacido demasiado. Los amores ilegítimos tienen eso de sabroso, que siendo la mujer más independiente aguijonea nuestros deseos con la resistencia”. – Domingo F. Sarmiento


En 1816, Tomás Godoy Cruz fue diputado por Cuyo y asistió al Congreso de Tucumán. Era el más joven y, a la vez, una especie de vocero del general San Martín dentro del grupo que declaró la Independencia. Siguiendo los consejos del Libertador, Godoy Cruz impuso en el Congreso el nombramiento de Juan Martín de Pueyrredon como Director Supremo. Con esa jugada política, San Martín se aseguraba el apoyo del Gobierno para llevar a cabo la empresa bélica más espectacular de todos los tiempos: el cruce de los Andes. Por eso se afirma que la campaña a Chile se gestó gracias a los oficios de tres hombres: San Martín, Pueyrredon y el joven de 24 años, Godoy Cruz.


El 15 de mayo de 1852, Tomás Godoy Cruz murió en su casa. Luz Sosa [esposa de Tomás] decidió ocultar la muerte porque esa noche daba una fiesta. Simplemente, cuando una criada le anunció lo que había ocurrido, ordenó taparlo con una manta. Se pasó toda la noche bailando minués y recién a la mañana siguiente comunicó la noticia.


Leandro Alén sintió que el apellido le pesaba y se lo cambió por el de Alem. Eso no fue todo. En sus tarjetas personas y en su firma apareció una nueva modificación: allí figuraba como Ln. Alem. Alguien le preguntó que quería decir esa ene y él respondió: “Quiere decir nada”. Para la posteridad él fue Leandro N. Alem. Y hasta se le invitó un nombre para esa ene inicial. Sin ningún tipo de fundamento, quedó como Leandro Nicéforo Alem.

El futuro del trabajo: una perspectiva optimista

El futuro del trabajo: una perspectiva optimista

En Mayo tuve la oportunidad de hablar sobre mi perspectiva sobre el futuro del trabajo en el Techne Summit en Alejandría, Egipto, frente a una audiencia de emprendedores locales y políticos.

Disfruté mucho la experiencia, estoy agradecido al equipo de Techne Summit por invitarme.

Social Media Auto Publish Powered By : XYZScripts.com